Main menu

Catálogo de raseros

La corrupción nació en el paritorio vecino al del poderoso. Sabemos que una de las consecuencias principales de la libertad del hombre es su obligación a tener que elegir. Por la propia naturaleza humana, uno puede aspirar a ser una persona digna o puede apostar por confundirse con el fango que lo hace descender a los infiernos. En el ejercicio de la responsabilidad política, al final es el hombre el que se sitúa en un lado o en otro, no son unas siglas o un ideario concreto, el que tuerce su libertad para decidir o no ser ejemplar en su vida. Con el encumbramiento del relativismo que parió la posmodernidad, muchos abrazaron la confusión derivada del mismo. Se apuntaron al discurso que lo ejemplar y lo corrupto no son caras contrapuestas de la realidad, y mucho menos del ejercicio del poder, sino dos visiones complementarias y por consiguiente, no excluyentes. Lo preocupante  es que muchos se mantienen en esa posición. Las consecuencias de ese error mayúsculo es que la corrupción de los adversarios debe ser tratada con la furia de una madrastra, y la propia, con los ojos comprensivos de una madre. Esa nueva interpretación de la viga y la paja en los ojos, dependiendo de a quien pertenezcan los mismos y alejada del sentido del relato bíblico, resta credibilidad al que emite la valoración en la dialéctica de la política, ya que intenta confundir a los propios y a los extraños, y abandona definitivamente la aspiración del hombre a trabajar por la justicia sin añadidos. Al final del todo, sólo busca la comprensión de los propios: la conocida ley del embudo. Esa visión reduccionista y relativista de la ejemplaridad del ejercicio del poder es la que ha generado una gran desafección a la política, por no considerarla una actividad de la que las personas bienintencionadas puedan fiarse.

En el panorama actual político español existe un amplio catálogo de raseros a la hora de poder valorar una actuación concreta, que sin duda introduce tal complejidad al que intenta interpretar la realidad cotidiana, que la física cuántica se queda en una “maría”. Para nuestra desgracia no nos llegan buenas noticias tampoco del lado del periodismo, cuyo papel de contrapeso en una democracia como la nuestra, no es sólo necesario, sino imprescindible. Muchos líderes de opinión adoptan las peores prácticas profesionales heredadas de los subproductos de la telebasura, abandonando el discurso de la búsqueda de la verdad y se suman a un bando como pandilleros sin disimulo, portando el estandarte de una independencia que no soportaría ni tres pases de su propio polígrafo trucado.

No todo está perdido, el hombre siempre nos puede sorprender para bien.

Sudor amigo

España es calor por descubrir. Los días no lucen, simplemente arden. El aire acondicionado ha dejado su trabajo temporal y ha firmado contrato indefinido. Las calles se han convertido en territorio comanche, y sólo algún turista despistado se atreve a explorarlas. Hasta las silenciosas y quietas piedras han empezado a sudar.

Las altas temperaturas han llegado a los cenáculos políticos y los dirigentes no pueden conciliar el sueño. Mal asunto. El que lleva viviendo mucho tiempo de la política, entiende que sus mejores esfuerzos debe dedicarlos a combatir a sus propios. Ese importante precepto, se aprende en primero de juventudes políticas. No hay peor enemigo que el correligionario que puede ocupar físicamente la baldosa que uno pisa. El fuego amigo es el protagonista de la política nacional, en la semana en la que hemos conocido las encuestas que nos dicen que las elecciones vascas y gallegas no facilitarán en nada una hipotética investidura de Rajoy ni el liderazgo de Sánchez. En la casa de los populares, Luis de Guindos y José Manuel Soria han recibido las caricias del sector del gobierno y el partido controlados por Soraya Sáenz de Santamaría. No llevan bien que tenga pocas servidumbres ni en el consejo de ministros ni en Génova. Algunos analistas habían visto en él al posible Mario Monti español y eso se debía cortar de raíz. A Soria, no le perdonan que sea amigo suyo y además enemigo de Montoro. Ellos pusieron el resto con su torpeza impropia en personajes tan experimentados. Sin duda, en el PP han dado un aviso a navegantes.

Pedro Sánchez nos ha vuelto a sorprender esta semana con su propuesta de gobierno en solitario. Sin duda, aplica sus mejores esfuerzos a tener a raya a los barones. En las primeras elecciones se inventó lo de la consulta a las bases y ahora sale con este gobierno imposible. Lo cierto es que quiere ser el candidato a las terceras elecciones al precio que sea y que pierda el Ave Susana Díaz.

 

En Podemos el fuego amigo tiene nombre de mujer. Rita Maestre y Tania Sánchez, que algunos malvados no saben si incluirlas en el selecto club de las primeras damas o no, han comenzado a servir el plato frío de la venganza a un Pablo Iglesias enredado en sí mismo y en la elección de su desodorante. Por desgracia, el último le abandonó en el congreso de los diputados, y todo indica que las primeras han comenzado a hacerlo también.

En breve habrá noticias de este culebrón de septiembre titulado: 'Sudor amigo'.

189.167 militantes

Septiembre es un mes de treinta días al que le sobran veinte. En sus mañanas perezosas, los trabajos huelen de nuevo a café y el ruido se adueña de los patios de colegio. No es fácil cogerle el pulso a este periodo traicionero entre estaciones. Octubre es otra cosa, tiene silencios propios y una luz profunda.

No es extraño que a los políticos les haya cogido con el pie cambiado esta última sesión de investidura. Son muchos meses en los que la normalidad parlamentaria no encuentra su sitio, porque a los diferentes grupos parlamentarios parece que no le cuadran lo que los españoles decidimos en las urnas. Se empeñan una y otra vez en convocarnos a nuevas elecciones, sin conocer cuando acabará esta peligrosa estrategia.

La fallida investidura de Rajoy ha puesto de manifiesto las posiciones encontradas de los dos grandes partidos constitucionalistas españoles y nos ha dejado algunos titulares jugosos. El líder popular sabía de las escasas posibilidades que tenía de triunfar en su primera intentona, y se gustó en sus respuestas parlamentarias. Por un lado, resucitó a Pablo Iglesias, al que el monte lo ha acogido nuevamente con su discurso tan del gusto de sus futuros votantes vascos y gallegos. Hundió a un Tardá, espeso y plúmbeo como su bigote; dejó vivo al portavoz del PNV, Aitor Esteban, que tiene en parte  la futura solución, y desnudó  con ingenio a un Pedro Sánchez pálido incluso después de sus largas vacaciones.

El líder socialista construyó un discurso para sus correligionarios, con las claves que él bien conoce que siempre les unen, pero que en demasiadas ocasiones los alejan de la sociedad. Sabemos que los 189.167 militantes socialistas actuales disfrutaron con el “no” de su líder, sus razones y sus consecuencias. A la España de los casi cuarenta y siete millones de habitantes seguro que se le quedó corta su argumentación. Todavía se están reponiendo del esfuerzo que tuvieron que hacer todos ellos para que no fuera real el tan anunciado “sorpasso” podemita, pero no pueden seguir noqueados. Los críticos a la actual dirección federal del PSOE, han decidido esperar y no significarse. Confían en heredar su poder, no conquistarlo con el debate interno. Prefieren que sean los electores y no los militantes, los que descabalguen a su líder en los próximos comicios electorales.

El otoño traerá las respuestas que los 189.167 militantes no encuentran. O sea.

XI Curso de Verano de Bioética en Zaragoza 2016

Con motivo de la celebración del XI Curso de Verano de Enseñanza e Investigación en Bioética que se celebrará en Zaragoza, organizado por la Cátedra de Profesionalismo y Ética Médica de la Universidad de Zaragoza, y que dirige el Dr.Rogelio Altisent, he sido invitado a dictar la conferencia titulada "Medicina Basada en el Humanismo".

Asisto al evento con mucho ilusión y con ganas de poder crecer compartiendo. Pongo a disposición de todos la presentación que utilizaré en mi disertación.

 

Agotada la 1ªEdición de "Frío en la muleta"

Gracias a vuestra confianza he agotado la primera edición con 500 libros de mi última novela "Frío en la muleta". Esto no es fácil, ya que no hay una editorial detrás que me apoye, y ha sido vuestra generosidad la que ha obrado el milagro de vender prácticamente todos los libros en tres meses. Gracias de nuevo, de todo corazón.

 

Para estar en contacto

Por Twiter  @joseatrujillo

Suscríbete vía RSS

@

Mándame un Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Suscríbete a mi canal

Por Facebook

Por Linkedin