Main menu

Francisco Velázquez Umbral

España no paga a escritores. No necesita a ningún Viriato al que haya que asesinar mientras duerme, ni traidores como Áudax, Ditalco y Minurus,  para sofocar la resistencia que  la literatura construye frente al destino siempre triunfante de lo vulgar. El olvido son las monedas ensangrentadas de la traición al que empeña su vida a las letras. Hoy hace 10 años que Francisco Umbral nos dejó mientras acababa su última columna. Su influencia en la literatura escrita en español en el siglo XX es tan importante que es casi imposible encontrar un libro suyo en una librería. Repletas las estanterías de las obras de las "terelus y princesas del pueblo" aupadas por la tele, no puede haber sitio para la literatura. Con los libros de Umbral pasará como con las banderitas de España, deberá venir un chino a vendérnoslos.

 

Leer más...

Página par

La columna de opinión es literatura par, roja y pasa. En la ruleta del periodismo actual hay muy poco sitio para la metáfora. Demasiados intereses colman el tapete verde, y las fichas del poder económico y político ocupan gran parte de las números encerrados que dibujan las tres columnas que sostienen el edificio de un periódico.  Al milagro de las letras le quedan pocos rectángulos  donde poder colocar sus fichas.

Leer más...

El sueño del columnismo

En este vídeo, el columnista Joseantonio Trujillo, explica las claves de su literatura periodística.

Leer más...

Anatomía de un héroe

Occidente es un tratado de cobardía con demasiadas páginas. Tenemos serias dificultades para reconocer las auténticas dimensiones de la virtud y el bien. En nuestras sociedades depiladas y buenistas, lo heroico dejó de ser una tarea urgente. Preferimos el falso tacto de la capa del superhéroe, a la verdad de la piel herida y acuchillada de uno de los nuestros.

En una calle sin primavera de un Londres sin alma, Ignacio Echeverría,  tuvo que enfrentarse con su monopatín a los cobardes del cuchillo y la barbarie. Su actitud heroica nos regaló al hombre que todos podemos ser. Como si de un cirineo se tratara, no rehuyó su compromiso de sostener al débil y murió como sólo los valientes saben hacerlo.

Leer más...

Málaga y el OMERG (Observatorio Malagueño de la Ensaladilla Rusa y el Gazpachuelo)

Málaga es papa y bayoneza por descubrir. El gazpachuelo es cante y la ensaladilla rusa baile. El arte en el plato se dibuja con nuestro  aceite y se acompaña de una cerveza que le hace las palmas con compás.

No podía ser en otra ciudad, sólo en  la que presume de un agosto de doce meses , donde podia nacer el Observatorio Malagueño de la Ensaladilla Rusa y el Gazpachuelo (OMERG) de la mano de Andrés Torres (Andrés Lasa para los amigos), y la inestimable ayuda de Paco Muñoz, propietario del Restaurante  L'experience, sede oficial de este grupo. Con aspiraciones de ser 10.000, no los hijos de San Luis, sino los miembros de tan selecto grupo de Facebook, dia a día se ejerce la crítica honesta y jocosa del manjar blanco de esta tierra.

La patata y la mayonesa de nuestro aceite nos recuerdan que los pobres podemos también comer como reyes cuando se visten de gazpachuelo y ensaladilla rusa.

El secreto de esta ciudad repleta de turistas en chanclas y camareros con camisa negra, está en la textura de la patata y el sabor de la mayonesa, que pudiendo ser salsa, quiere ser sólo bayoneza.

Larga vida a la rima de la patata y la mayonesa, que han obrado el milagro de hacer endecasílabos en los platos y amigos en las redes.

 

Para estar en contacto

Por Twiter  @joseatrujillo

Suscríbete vía RSS

@

Mándame un Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Suscríbete a mi canal

Por Facebook

Por Linkedin